Estela Pérez Clavijo es una autónoma en Camporrobles, Valencia, con la titulación de piloto profesional de drones. Actividad enfocada en la agricultura, jardinería y medioambiente, maximizando los beneficios, el ahorro de producto y minimizando el impacto al ecosistema.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes un poco mejor su experiencia con la gestión de esta iniciativa apoyada por el GAL Rurable.

¿Cómo surge la idea de emprender como autónoma con drones?

Mi afición por el manejo de aparatos y mi interés por las nuevas tecnologías, sumándole la iniciativa y empuje de mi padre, hizo que hace algo más de tres años me animase a sacarme la titulación de piloto profesional de drones, del cual veía numerables salidas futuras.

Es un sector innovador, que le falta aún mucho por descubrir y sacarle el potencial que tiene, y aunque la mayoría de compañeros deciden enfocarse en edición de video y fotografía, mi vista iba más hacia otros horizontes con gran posibilidad de desarrollo los cuales en otras partes del mundo están más avanzadas, como es el ámbito de la jardinería, agricultura y medio ambiente, en un mundo en el que cada vez más es de gran importancia hábitos que ayuden a nuestro ecosistema.

¿En qué consiste la actividad que realizas? ¿Cuáles son tus principales objetivos a cumplir con ella?

Hay dos fundamentos en los que se basa la misión de mi actividad, y que juntas se complementan para obtener los mejores resultados. Con la ayuda de un primer dron se realiza un análisis multiespectral el cual nos aporta información sobre el estado de salud y crecimiento vegetativo, detectando con tiempo, entre otros, posibles enfermedades y excesos o necesidades hídricas, para llevar un seguimiento de nuestras plantas y conducirlas a su estado más óptimo.

Por otro lado, interviene un segundo dron, cuya misión es la de aplicar el producto necesario que ayude a combatir los problemas que puedan surgir en las plantas. Para maximizar los beneficios, el ahorro de producto y minimizar el impacto al ecosistema, este segundo dron interviene una vez lo ha hecho el primero, y aplica acorde a las necesidades reales obtenidas de las plantas, lo cual resume el objetivo de mi actividad.

¿De qué manera piensas que este proyecto puede ayudar a las personas habitantes de entornos rurales?

No solo beneficia a los habitantes de entornos rurales. Esto finalmente beneficia a todos indistintamente del lugar donde residas, ya que su base es ayudar al ecosistema.

Por un lado, el medio rural es el que cuenta con mayor densidad vegetativa, de ahí un motivo de emprender desde aquí pero, por otro lado, demostrar que desde un medio rural cualquier persona puede poner en marcha una idea innovadora con capacidad de poder llegar a cualquier punto del mundo.

Dron realizando su actividad en un campo de agricultura

Desde tu punto de vista, ¿qué ventajas piensas que tiene vivir en las zonas rurales respecto al resto?

Cualquier lugar tiene sus pros y sus contras, como todo, luego cada uno decide a qué punto le da más valor e importancia.
Como persona que he vivido la mayor parte de mi vida hasta ahora en ciudad y que desde hace algo más de dos años llevo viviendo en medio rural, puedo sacar numerables beneficios de vivir en un lugar así. Que agradable es estar rodeada de naturaleza, de poder contemplar tan atractivas salidas y puestas de sol y placenteros parajes, de percibir tan confortables sonidos de la naturaleza, respirar su aire limpio y observar su hermoso cielo estrellado. Y qué decir de su gente tan familiar y cercana, del aprender de los hábitos más tradicionales y bonitos, y de poder disfrutar del consumo de producto de calidad de su comercio local.

Muchas desventajas en el medio rural finalmente vienen dadas por las políticas y gestiones existentes, que llevan, por ejemplo, a dejar a los pueblos sin conexión de transporte público con la ciudad.

¿Qué dificultades has encontrado de momento en el camino?

No es nada sencillo poner en marcha una idea sin los medios económicos necesarios, ni de emprender una actividad tan novedosa e innovadora que requiere de gran esfuerzo para los que trabajamos como pioneros. Nada está escrito ni enseñado, y debes dedicar mucho esfuerzo y demostrar que tu idea es innovadora.

Finalmente el tiempo demuestra cuando algo tiene valor y éxito. Nadie puede conocer el futuro que nos espera, pero hay que creer y confiar en uno mismo, esforzarse mucho y ver poco a poco que todo llega.

¿Qué consejo darías a otras personas jóvenes que quieren emprender sus propias iniciativas en el medio rural?

Adelante. Si tienes clara una idea buena en la que ves posible salida, trabaja y lucha para hacerla real y no tengas miedo a poder fallar. La vida son constantes decisiones, en la que acertamos y nos equivocamos. Piensa bien esa idea, y si ves posibilidades, ves a por ella.

¿Qué tipo de actividades o proyectos consideras que son necesarios de implementar en estas zonas?

Primeramente la labor de dar un mayor valor a la zona rural, el que se merece, enfocarse en darle los medios que necesita y debe tener (medios de transporte, medios de atención sanitaria, infraestructuras de telecomunicación, etc), y esto hará ver a cualquier persona que es un buen lugar para apostar, no solo para emprender, sino para vivir en él.

Llevado a cabo esto, seguro que son muchas las posibles actividades o proyectos necesarios de promover y desarrollar. Además de que gracias al avance en las tecnologías, con el teletrabajo, muchas serían las personas que se animarían a empezar una vida en medio rural.

¿Qué aspiraciones tienes con tu proyecto en el futuro?

A corto plazo, aprender mucho, todo lo que pueda, seguir sumando conocimientos y crecer como persona, trabajar para demostrar que mi idea puede ser muy útil y buena. A más largo plazo ir ampliando horizontes, llegar a zonas más alejadas, y prosperar como empresa.

Dron utilizado para las actividades

Andunatura es una empresa andaluza en Andújar, formada desde 1950 y renovada en el 2015, que comercializa por toda Europa e incluso Asia. Esta empresa se dedica a la recolección y distribución de plantas aromáticas y medicinales ecológicas y silvestres.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes un poco mejor su experiencia con la gestión de esta iniciativa.

¿Cuál es el origen de Andunatura?

Andunatura tiene una larga tradición en la recolección y distribución de plantas aromáticas y medicinales ecológicas y silvestres. Desde 2015, con el cambio de razón social, empezó un proceso de industrialización de la empresa que nos ha permitido acercar nuestros productos a todo el territorio nacional e incluso hacer nuestras primeras exportaciones por Europa y Asia. 

¿Qué tipo de servicios ofrecéis? ¿Os dirigís a algún público en específico?

Nosotros ofrecemos plantas aromáticas y medicinales de primera calidad. Recolectadas en los Parques Naturales de Andalucía y completadas con un amplio surtido de otras referencias nacionales y de importación. Además, estamos continuamente innovando, tanto que hemos incorporado recientemente a nuestro catálogo una gama de Sazonadores BIO para las comidas y de Tisanas funcionales ecológicas con las que pretendemos acercarnos a todos tipos de públicos.

¿De qué manera conseguís que vuestros productos sean 100% ecológicos?

Es un proceso de control de calidad muy exhaustivo y certificado por una entidad independiente. Se consigue porque podemos garantizar a través de análisis periódicos que, nuestros productos no están tratados bajo ningún tipo de pesticida/herbicida, sino que se utilizan abonos naturales para el desarrollo de la planta.

Desde vuestro punto de vista, ¿qué ventajas consideráis que tiene vivir en las zonas rurales respecto a las más urbanizadas?

Sin duda es el contacto con la naturaleza la principal ventaja de vivir en zonas rurales o cerca de ellas. En Jaén, y en Andújar en particular, tenemos la suerte de vivir rodeados de Sierra y espacios naturales como son las Sierras de Andújar, Sierra Mágina y la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, que recomendamos a todos los usuarios visitar.

Productos Andunatura

¿Qué tipo de actividades o proyectos pensáis que son necesarios de implementar en las zonas rurales?

Creemos que es imprescindible acercar el mundo rural y el entorno natural a los más jóvenes. Con el tiempo llevamos notando lo que se ha ido denominando la “España vaciada”, haciendo referencia a los pequeños pueblos rurales que están siendo deshabitados. Es muy importante volver a hacer las zonas rurales atractivas para las familias jóvenes y dotar a estos territorios de infraestructuras y recursos necesarios para que la población no vuelva a emigrar.

¿Qué ha sido lo más difícil a la hora de emprender este proyecto? ¿y lo más gratificante?

Lo más difícil sin duda son las situaciones que se han ido desarrollando durante estos últimos años. En cuestión de poco tiempo hemos tenido que superar las dificultades que a nivel comercial han supuesto la pandemia, la crisis energética, la escasez de materias primas, la huelga del transporte y ahora la incertidumbre en Europa con el conflicto entre Ucrania y Rusia, que notamos también en la provisión de materiales/plantas que son originarias de Europa del Este.

Sin embargo, es gratificante comprobar cómo, cada vez más, la gente en España va tomando conciencia sobre la importancia de una alimentación saludable y los beneficios que aportan los alimentos ecológicos en especial, y las propiedades de las plantas aromáticas y medicinales en particular.

¿Qué consejo darías a otras personas jóvenes que quieren emprender sus propias iniciativas en el medio rural?

Sobre todo, que tengan pasión por sus proyectos, que confíen al 100% en lo que quieran emprender y lo defiendan. Merece la pena ver cómo la gente valora tu trabajo y te escriben o te llaman para informarte que consumen tus productos, y no sólo les gusta, sino que además les aporta un beneficio y un bienestar que antes no tenían. Eso es muy reconfortante.

SETRUFMA es una empresa aragonesa en Cantavieja formada por tres hermanos jóvenes emprendedores que quieren dar a conocer las especialidades micológicas de la zona.

Esta empresa se dedica al trabajo de setas y trufas de temporada en fresco, con la finalidad de potenciar todo su valor gastronómico.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes su experiencia con la creación de esta iniciativa y las dificultades que han podido encontrarse en el camino.

¿Cómo surge la idea de vuestra empresa? ¿A qué os dedicáis específicamente?

La idea surge tras terminar de estudiar. Nosotros queríamos quedarnos en la zona, nos encanta el monte y las setas, y estábamos viendo que no se les estaba dando el valor que realmente tienen, por lo que decidimos crear SETRUFMA. Y así poder continuar recolectando las setas y las trufas como ya hacíamos durante las cuatro generaciones anteriores, comercializarlas nosotros mismos y elaborar productos derivados que nos permitiera desestacionalizar las temporadas.

¿Cuántas personas trabajáis actualmente?

Actualmente estamos trabajando 3 personas a jornada completa y en picos de producción contratamos a más personal para poder hacer frente a todo el trabajo.

¿Cuáles son vuestros principales objetivos?

Continuar  haciendo de nuestra pasión, nuestro trabajo.  Poder seguir aportando valor añadido a los recursos que tenemos en las zonas rurales y dar a conocer las exquisiteces que tenemos.

¿De qué manera estáis organizados?

Grosso modo  tenemos las tareas distribuidas, pero en todo momento si cualquiera de los tres necesitamos ayuda siempre estamos  a punto para echarnos una mano.

  • José Enrique lleva el trabajo de campo,
  • Sergio gestiona la tienda de Cantavieja  y la parte de marketing,
  • Y yo, Cristina,  me encargo de la tienda de Culla, la administración y la producción de productos derivados.

De esta forma podemos controlar todo el proceso productivo desde el plantado y recolección de la materia prima hasta la producción y venta al consumidor final.

Desde vuestro punto de vista, ¿qué ventajas consideráis que tiene vivir en las zonas rurales respecto a las más urbanizadas?

Para nosotros es nuestra forma de vida, la tranquilidad y la calidad de vida que hay en las zonas rurales no se encuentra en las más urbanizadas. Es verdad que no todo son ventajas, también hay inconvenientes, pero para nosotros pesan muchísimo más las ventajas,  por lo que ni se nos pasa por la cabeza irnos a una gran urbe.

Feria de la Trufa de Sarrión

¿Qué tipo de actividades o proyectos consideráis que son necesarios de implementar en las zonas rurales?

Cada zona rural presta ciertos recursos u oportunidades,  y son esos los que hay que fomentar y aportarles valor, eso sí respetando que los que ya se están trabajando no se deterioren o se vean afectados. Entre todos hay que sumar.

¿Qué dificultades habéis encontrado en el camino y de qué manera consideráis que se pueden resolver?

Al principio las trabas burocráticas fueron importantes, igual que el tema del transporte para poder empezar con el comercio online. Pero poco a poco se fue esquivando y dando solución.

¿Qué consejo daríais a otras personas jóvenes que quieren emprender sus propias iniciativas en el medio rural?

Que luchen por lo que ellos quieren, siempre hay piedras en el camino, pero si hay algo que quieres, se le busca la vía para seguir hacia delante.

Equipo de SETRUFMA

Asier Leoz y Ángel García son dos jóvenes emprendedores, vecinos del municipio de Larraga (Navarra) y con formación deportiva especializada en distintos ámbitos. Hasta ahora, ambos tenían fijada su residencia en Pamplona, donde residían y trabajaban en un club deportivo.

Sin embargo, la escasa oferta de gimnasios situados en los municipios de la zona media de Navarra, el incremento sostenido de la demanda de este tipo de servicios en los últimos años y la formación específica de ambos ha dado origen a esta oportunidad de negocio.

Un emprendimiento rural que tiene por objetivo generar empleo, dar respuesta a la demanda de centros deportivos en la zona, contribuir al impulso de la salud y el deporte en el territorio y fijar la residencia de estos dos jóvenes en su pueblo natal.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes su experiencia con MBZ Centro Deportivo:

  • ¿Cómo surge la idea de fundar MBZ – Centro Deportivo?

Somos grandes amigos desde que éramos pequeños, por lo que nos conocemos bastante bien a nivel personal. Además, llevamos unos años ya compartiendo experiencia laboral, puesto que nos encontramos trabajando en el mismo club deportivo, lo que nos ha permitido conocernos en el aspecto laboral.

Después de conversarlo durante un tiempo, coincidimos en que nos parecía interesante la idea de tener algo propio, que nos permitiera trabajar de la manera por la que nosotros apostamos. La idea fue tomando forma y, después de un viaje en el que fuimos juntos a Berlín, nos comprometimos a darlo todo por este proyecto.

  • ¿Qué servicios ofrecéis? ¿Os dirigís a algún púbico en específico?

Lo primero que nos pareció interesante al abrir nuestro negocio fue la posibilidad de crear un sistema de trabajo propio, en el que ninguna persona se quedase fuera y todo el mundo tuviese cabida. Nuestra intención era llegar al máximo número de personas, sin dejar a nadie atrás.

A través de este sistema de trabajo, hemos dividido nuestro público en perfiles diferentes con necesidades diferentes. Por un lado, tenemos el grupo de salud, destinado a aquellas personas que simplemente quieren hacer deporte de manera segura y recreacional. Por otro lado, tenemos al grupo de rendimiento, destinado a deportistas que ya tienen uno objetivos concretos, que quieren realizar entrenamientos de manera individual o que quieren enfocarse sobre un ámbito en específico.

  • ¿Qué papel creéis que tiene el deporte y la salud en el desarrollo rural?

Para nosotros, el deporte tiene un rol importantísimo en el día a día de las personas. En el ámbito del desarrollo rural, en el caso de nuestra localidad, creemos que nuestro proyecto ha sido un punto de inflexión, puesto que anteriormente no existía este servicio.

Anteriormente, las personas que actualmente acuden a nuestro negocio, no se habían planteado la posibilidad de poder hacer deporte, puesto que para hacerlo tenían que realizar un importante desplazamiento. Ofrecer este servicio ha hecho que estas personas prueben suerte, se motiven y cuiden de su salud, lo que para nosotros es muy gratificante.

  • En vuestra opinión, ¿qué ventajas tiene vivir en el medio rural respecto con el entorno urbano?

Ambos hemos tenido la posibilidad de vivir en ciudades, como por ejemplo Pamplona o Zaragoza. Poniéndolo en comparación, para nosotros es fundamental el aspecto humano que se vive en el entorno rural, aquí se pueden entablar relaciones más especiales y cercanas.

Enfocándolo en el propio negocio, el entorno rural te ofrece mayores facilidades con aspectos como el precio de los alquileres, la fácil accesibilidad o la menor competencia.

  • ¿Qué ha sido lo más difícil a la hora de emprender este proyecto? ¿y lo más gratificante?

La mayor dificultad, como en todo negocio, ha sido la burocracia inicial. Además, como partes de un cierto desconocimiento, todo te parece nuevo o complicado al inicio. 

Por otro lado, lo más gratificante ha sido la ayuda recibida a todos los niveles. Todo el mundo ha estado dispuesto a echarnos una mano. Además, después de todo el proceso, ver que algo por lo que has apostado está teniendo éxito es lo más satisfactorio.

  • ¿Qué consejo daríais a otras personas jóvenes que quieren emprender en el medio rural?

Lo más importante es emprender en algo que realmente te apasione o motive a nivel personal. De igual manera, es fundamental tener socios de confianza que en los momentos de dudas sirvan de apoyo mutuo. 

  • ¿Qué aspiraciones tenéis con vuestro proyecto de emprendimiento en el futuro?

A corto plazo, queremos consolidar la calidad de los servicios que ofrecemos a nuestros clientes, es decir, que la gente se vaya con la sensación de que reciben un entrenamiento y un trato de calidad. A medio-largo plazo, somos dos personas bastante ambiciosas, por lo que nos gustaría poder ampliar la nave en la que actualmente nos encontramos o, incluso, abrir otro centro en alguna localidad cercana.

No obstante, preferimos centrarnos en el presente, puesto que lo que ahora mismo nos motiva es seguir intentado mejorar día a día nosotros mismos y continuar ofreciendo un servicio de calidad.

Carmen Martínez y María Ramos son dos jóvenes emprendedoras, con años de experiencia en las especialidades de nutrición y fisioterapia. Ambas han vivido en grandes ciudades nacionales y europeas a lo largo de su vida, pero la calidad de vida en el medio rural les ha llevado de vuelta a sus orígenes familiares.

Desde hace un año, decidieron poner en marcha un proyecto de salud en Molina de Aragón (Guadalajara), denominado ‘Savia’. Un emprendimiento que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de los vecinos de esta zona rural, desde una visión sistémica e integral de la salud.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes su experiencia y cómo este emprendimiento rural en materia de salud ayuda al bienestar sociosanitario de su comarca.

¿Cómo surge la idea de fundar Savia, vuestra Centro de Salud Integral?

Carmen: A mí me había surgido la idea de montar algo así hace tiempo, pero no me veía ni con las fuerzas ni con la logística necesaria para llevarlo a cabo. Sin embargo, justo antes del comienzo de la pandemia conocí a María. Coincidimos en algunas ocasiones, nos gustó como trabajábamos mutuamente y decidimos emprender el proyecto. Todo esto hasta ahora, que en marzo de este año cumplimos un año.

Habéis vivido en grandes ciudades nacionales y europeas, ¿qué os impulsó a mudaros al entorno rural?

María: Yo he vivido en Palma, Barcelona, Zaragoza, entre otras, pero creo que la calidad de vida que hay aquí no existe en otro sitio. Las ganas de probar suerte, además de la cercanía de amigos y familiares, es lo que más me impulsó a tomar la decisión. Además, creo que el mundo rural tiene mucha capacidad para desarrollar emprendimientos, pero no sabemos sacar el provecho que realmente tiene nuestra tierra. Por eso me volví al pueblo, porque creo que tiene grandes capacidades y hay que saber llevarlas.

Carmen: Yo estudié en Madrid, luego me fui a Canarias y, después, terminé en Londres durante tres años. Con la oportunidad que me ofreció el teletrabajo, estuve una temporada viviendo entre Molina de Aragón y Madrid. Finalmente, con la situación de Madrid y viendo que no podía vivir allí con el sueldo que tenía, tomé la decisión de irme a Molina. Ahora mismo, ni siquiera me planteo vivir en una gran ciudad. Los precios allí están desorbitados y aquí hay muchas oportunidades. Aunque también creo que debería haber más facilidades.

¿Siempre tuvisteis claro que queríais vivir en el medio rural? ¿Qué ventajas y desventajas encontráis con respecto a la vida en la ciudad

María: Después de vivir en grandes ciudades, cada vez tenía más claro que echaba de menos mi pueblo, pero tampoco sabía que iba a terminar aquí. En mi opinión, cuando tu vives en una ciudad, desconectas de ti y de tu entorno. Todo se vuelve muy automatizado, frío, estresante y no te enteras de la vida que llevas. De esta manera, llegó un momento en el que dije ‘yo esta vida no la quiero’, así que por eso decidí venirme al pueblo. Respecto con la ciudad, aquí todo es mucho más accesible y mis días parece que duran mucho más.

Carmen: Yo no siempre he vivido aquí, antes era simplemente veraneante, pero a mí Molina de Aragón me tenía enamorada. Además, siempre he estado buscando un sitio donde pudiese desarrollar mis ideas y donde pusiese tener mi propio huerto, entre otras. Al final, vi las facilidades que te da el pueblo y son todo ventajas. No entiendo porque la gente no viene más. Entre los inconvenientes, destacaría la falta de trabajo. No obstante, con el tema del teletrabajo creo que se podría potenciar el retorno a los pueblos. Además, también creo que debería haber beneficios fiscales para las personas que viven y trabajan en los pueblos, puesto que no tenemos los mismos servicios que el resto.

¿Qué servicios de salud ofrecéis y como creéis que estos impactan en el bienestar de Molina de Aragón?

Carmen: Yo soy nutricionista y María es fisioterapeuta. Al principio estábamos las dos solas, pero ahora también ofrecemos podología y psicología. Además, es la primera vez que la comarca ofrece servicio psicológico privado. Viendo la alta demanda que hay, hemos tenido que incorporar a una nueva compañera en fisio y a otra en psicología. En total somos seis mujeres, pero no nos importaría meter otro tipo de servicios sanitarios que veamos que hay demanda. Lo bueno es que esto es un espacio multidisciplinar, en el que todas compartimos y miramos al paciente como un ‘todo’, trabajando en red entre nosotras.

María: Cuando empezamos a trabajar en esto, el objetivo precisamente era eso, crear sinergia entre nosotras. Lo más bonito de todo esto es poder tratar al paciente de una forma sistémica, abordando muchos aspectos diferentes. A veces, si no tienes el apoyo de otro profesional, tu paciente no va a mejorar en el sentido que tú quieres. Se necesita una visión mucho más amplia.

Carmen y María, recogiendo el premio a la mujer emprendedora

¿Habéis encontrados dificultades a la hora de emprender este proyecto? ¿y más tarde?

María: Nosotras hemos empezado en pandemia, no tenemos otra perspectiva. No obstante, a pesar de ello, estamos muy contentas, hay muy buen rollo entre nosotras y somos chicas muy proactivas.

Carmen: Al principio siempre cuesta un poco formar el equipo, han entrado y salido compañeras, pero es normal hasta que el proyecto se va asentando y decidimos hacia dónde queremos ir. Además, también hay que tener en cuenta que estamos en el medio rural.

¿Qué consejo daríais a otras personas jóvenes que quieren emprender sus propios proyectos en el medio rural?

María: Yo les diría que lo intenten. Creo que hay que empezar con poca inversión, por el riesgo normal que existe.No obstante, es necesario intentarlo.

Carmen: Yo les diría que lo cuenten, que no vayan con el miedo de que te van a robar la idea. De esta manera, se van buscando las ayudas que se necesitan para no estar tan perdida. Además, también el poder unirte con otras personas es fundamental. Por ejemplo, aquí en Molina hay un grupo de mujeres emprendedoras (La Artesa) a través del cual nos hemos ido juntando y conociendo. De ahí han salido un montón de mujeres con sus ideas.

¿Cuáles son los siguientes pasos de vuestro proyecto?

María: Yo creo que aún estamos en proceso de consolidación, pero estamos abiertas a cualquier nueva propuesta para incorporar nuevos servicios de salud en Savia.

Carmen: Ahora estamos consolidando el equipo y queremos que Savia coja fuerza en la comarca, no solamente en Molina de Aragón. Para ello estamos publicitándonos mucho. Proyectos futuros siempre hay.

.