Jenni Levävaara es una joven emprendedora que comenzó una línea negocio de turismo rural ligado a la naturopatía y el bienestar, Rahgamo Resort. De mentalidad emprendedora, Jenni decidió mudarse de Helsinki a la zona LEADER de su territorio para convertir en realidad su sueño. Además de su pasión por el turismo urbano-rural, Jenni ha aparecido en programas de televisión y es campeona europea de fitness. 

¿Cómo describirías brevemente tu experiencia al mando de Rahgamo Resort?

Hasta ahora ha sido una experiencia realmente maravillosa y podría decir que mi sueño se ha hecho finalmente realidad. 

Después de haber vivido durante tantos años en una ciudad, ¿qué fue lo que te motivó para mudarte desde Helsinki al medio rural?

Lo cierto es que soy originaria del medio rural. Aún a día de hoy, mis padres siguen gestionando la granja donde nací y viví durante mis primeros 19 años. Después de terminar el instituto, comencé a estudiar naturopatía, entrenamiento personal (personal training) y nutrición, así como coaching emocional. Desde entonces, mi sueño ha sido siempre poder encontrar algún día un centro de bienestar holístico. Rahgamo se ha construido alrededor de todo lo que envuelve a mis estudios y mi filosofía. 

¿Consideras que siempre has tenido una mentalidad emprendedora? ¿Qué te llevó a comenzar tu propio negocio?

Diría que siempre he contado con un espíritu emprendedor, algo que he aprendido de mis padres. 

¿Cómo animarías a jóvenes urbanos a dar el primer paso para trasladarse al medio rural y emprender su propio proyecto?

En primer lugar, es fundamental elaborar un mapa de objetivos y deseos. Tras esto, debe elaborarse un plan de negocio económicamente sostenible en el que se incluya un “plan B”. Por último, elegir un lugar en el que estos planes puedan llevarse a cabo. 

¿Qué dificultades encontraste a la hora de crear el proyecto? ¿Y más tarde?

La mayor dificultad hasta ahora ha sido la pandemia de Covid-19 ya que ha impedido a la mayoría de nuestros clientes desplazarse. Esta es precisamente la razón por la que siempre es necesario contar con un “plan B” en nuestros negocios. 

Si pudieras mencionar tres aspectos positivos de trasladarse al medio rural ¿Cuáles serían?

Destacaría la oportunidad de vivir rodeada de naturaleza, la seguridad que te ofrece estar en un espacio tranquilo y la pureza del medio ambiente. 

¿Qué tres ventajas destacarías a la hora de emprender un negocio en el medio rural?

La autosuficiencia a la hora de gestionar tu negocio, el comercio local y la proximidad de los proveedores de alimentación y la posibilidad de vivir en un entorno más humano sin molestias ni estrés.