Estela Pérez Clavijo es una autónoma en Camporrobles, Valencia, con la titulación de piloto profesional de drones. Actividad enfocada en la agricultura, jardinería y medioambiente, maximizando los beneficios, el ahorro de producto y minimizando el impacto al ecosistema.

En la siguiente entrevista, cuentan a REDR Jóvenes un poco mejor su experiencia con la gestión de esta iniciativa apoyada por el GAL Rurable.

¿Cómo surge la idea de emprender como autónoma con drones?

Mi afición por el manejo de aparatos y mi interés por las nuevas tecnologías, sumándole la iniciativa y empuje de mi padre, hizo que hace algo más de tres años me animase a sacarme la titulación de piloto profesional de drones, del cual veía numerables salidas futuras.

Es un sector innovador, que le falta aún mucho por descubrir y sacarle el potencial que tiene, y aunque la mayoría de compañeros deciden enfocarse en edición de video y fotografía, mi vista iba más hacia otros horizontes con gran posibilidad de desarrollo los cuales en otras partes del mundo están más avanzadas, como es el ámbito de la jardinería, agricultura y medio ambiente, en un mundo en el que cada vez más es de gran importancia hábitos que ayuden a nuestro ecosistema.

¿En qué consiste la actividad que realizas? ¿Cuáles son tus principales objetivos a cumplir con ella?

Hay dos fundamentos en los que se basa la misión de mi actividad, y que juntas se complementan para obtener los mejores resultados. Con la ayuda de un primer dron se realiza un análisis multiespectral el cual nos aporta información sobre el estado de salud y crecimiento vegetativo, detectando con tiempo, entre otros, posibles enfermedades y excesos o necesidades hídricas, para llevar un seguimiento de nuestras plantas y conducirlas a su estado más óptimo.

Por otro lado, interviene un segundo dron, cuya misión es la de aplicar el producto necesario que ayude a combatir los problemas que puedan surgir en las plantas. Para maximizar los beneficios, el ahorro de producto y minimizar el impacto al ecosistema, este segundo dron interviene una vez lo ha hecho el primero, y aplica acorde a las necesidades reales obtenidas de las plantas, lo cual resume el objetivo de mi actividad.

¿De qué manera piensas que este proyecto puede ayudar a las personas habitantes de entornos rurales?

No solo beneficia a los habitantes de entornos rurales. Esto finalmente beneficia a todos indistintamente del lugar donde residas, ya que su base es ayudar al ecosistema.

Por un lado, el medio rural es el que cuenta con mayor densidad vegetativa, de ahí un motivo de emprender desde aquí pero, por otro lado, demostrar que desde un medio rural cualquier persona puede poner en marcha una idea innovadora con capacidad de poder llegar a cualquier punto del mundo.

Dron realizando su actividad en un campo de agricultura

Desde tu punto de vista, ¿qué ventajas piensas que tiene vivir en las zonas rurales respecto al resto?

Cualquier lugar tiene sus pros y sus contras, como todo, luego cada uno decide a qué punto le da más valor e importancia.
Como persona que he vivido la mayor parte de mi vida hasta ahora en ciudad y que desde hace algo más de dos años llevo viviendo en medio rural, puedo sacar numerables beneficios de vivir en un lugar así. Que agradable es estar rodeada de naturaleza, de poder contemplar tan atractivas salidas y puestas de sol y placenteros parajes, de percibir tan confortables sonidos de la naturaleza, respirar su aire limpio y observar su hermoso cielo estrellado. Y qué decir de su gente tan familiar y cercana, del aprender de los hábitos más tradicionales y bonitos, y de poder disfrutar del consumo de producto de calidad de su comercio local.

Muchas desventajas en el medio rural finalmente vienen dadas por las políticas y gestiones existentes, que llevan, por ejemplo, a dejar a los pueblos sin conexión de transporte público con la ciudad.

¿Qué dificultades has encontrado de momento en el camino?

No es nada sencillo poner en marcha una idea sin los medios económicos necesarios, ni de emprender una actividad tan novedosa e innovadora que requiere de gran esfuerzo para los que trabajamos como pioneros. Nada está escrito ni enseñado, y debes dedicar mucho esfuerzo y demostrar que tu idea es innovadora.

Finalmente el tiempo demuestra cuando algo tiene valor y éxito. Nadie puede conocer el futuro que nos espera, pero hay que creer y confiar en uno mismo, esforzarse mucho y ver poco a poco que todo llega.

¿Qué consejo darías a otras personas jóvenes que quieren emprender sus propias iniciativas en el medio rural?

Adelante. Si tienes clara una idea buena en la que ves posible salida, trabaja y lucha para hacerla real y no tengas miedo a poder fallar. La vida son constantes decisiones, en la que acertamos y nos equivocamos. Piensa bien esa idea, y si ves posibilidades, ves a por ella.

¿Qué tipo de actividades o proyectos consideras que son necesarios de implementar en estas zonas?

Primeramente la labor de dar un mayor valor a la zona rural, el que se merece, enfocarse en darle los medios que necesita y debe tener (medios de transporte, medios de atención sanitaria, infraestructuras de telecomunicación, etc), y esto hará ver a cualquier persona que es un buen lugar para apostar, no solo para emprender, sino para vivir en él.

Llevado a cabo esto, seguro que son muchas las posibles actividades o proyectos necesarios de promover y desarrollar. Además de que gracias al avance en las tecnologías, con el teletrabajo, muchas serían las personas que se animarían a empezar una vida en medio rural.

¿Qué aspiraciones tienes con tu proyecto en el futuro?

A corto plazo, aprender mucho, todo lo que pueda, seguir sumando conocimientos y crecer como persona, trabajar para demostrar que mi idea puede ser muy útil y buena. A más largo plazo ir ampliando horizontes, llegar a zonas más alejadas, y prosperar como empresa.

Dron utilizado para las actividades